Compostable o biodegradable ¿Qué diferencia hay? y ¿Qué es mejor para el medioambiente?

Hoy queremos hablaros de dos conceptos que vemos muy a menudo en el movimiento zero waste pero que muchas veces no tenemos muy claros. ¿Qué significa que un producto es compostable? ¿Y biodegradable? ¿Es lo mismo o hay diferencias entre los dos conceptos? En este post vamos a intentar dar respuesta a estas preguntas.



¿Qué es un producto biodegradable?


Un producto es biodegradable cuando puede descomponerse de forma segura y por medios propios (es decir, sin añadir ningún químico) sólo con la presencia del oxígeno, calor y rayos UV. Eso so significa que los productos hechos con materiales biodegradables desaparecerán completamente sin generar ningún residuo contaminante para el medioambiente.


Por ejemplo: Un producto NO biodegradable es el plástico, pues, en su desintegración se rompe en pequeñas partículas llamadas micro plásticos que son muy contaminantes. Un producto que sí sería biodegradable es un trozo de papel kraft, pues se descompone sin generar residuo contaminante.


¿Qué es un producto compostable?


Cuando hablamos de productos compostables nos referimos a productos hechos con materiales que pueden ser comportados y convertidos en abono orgánico mediante la acción del ser humano. Lo importante es que este proceso no lo realiza la naturaleza, sino que interviene la mano del hombre, ya sea a través de maquinaria industrial o de forma más sencilla en casa.


Una de las mayores diferencias respecto a los productos biodegradables, por tanto, es que al intervenir la mano del hombre los tiempos se acortan, resultando en un proceso relativamente rápido.


Todos los productos compostables son, en realidad, biodegradables; pero no todos los productos biodegradables son compostables, pues no todos pueden convertirse en abono orgánico.



Entonces, ¿Son una buena solución?


Los productos biodegradables o compostables son, sin duda, una opción positiva y más sostenible, pues son productos que al degradarse o compostarse no generan residuos tóxicos.


Sin embargo, hay que tener en cuenta que para que estos productos sean biodegradados de forma correcta, es imprescindible que se den las condiciones óptimas y, para ello, es importantísimo que se desechen de forma correcta. En el caso de España, los productos de compostables van en el contenedor marrón (el de materia orgánica), al igual que la mayoría de productos biodegradables (aunque no todos: es imporante fijarse en el etiquetado de cada producto).


De todos modos, cabe decir que no todas las plantas de residuos orgánicos pueden tratar correctamente estos materiales y, por eso, aunque los productos biodegradables y compostables son buenas alternativas, no son la solución final al gran problema de residuos que tenemos como sociedad.


Como siempre, el mejor residuo es aquel que no se genera ;)


30 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo